Núm. 8 (2017)


Portada

En este número las letras, una a una, son adoquines que construyen carreteras de palabras conectando voces migratorias en un continente de coreografías paralelas; de punta a punta, las historias que nacen desde las ciudades más disímiles encuentran en la palabra ese génesis común, que recorre el cuerpo al descubrirnos más humanos. ¡Que todas las historias migrantes se regocijen en esta revista!, donde la única visa y pasaporte exigido, es la ingravidez libertina para que permanezca la semántica a modo de vehículo auto expresivo engendrando literatura, arte, ciencia; lo que Unamuno llamaba “el sentimiento de inmortalidad” para entregar una labor creadora con el deseo inconsciente de prolongar su nombre, su persona, sus ideas y una vez que el artista desaparezca, quede ahí, de alguna manera su vida.